Aguante Astro

MÚSICA

El chaqueteo es el deporte nacional de Chile. Aún recuerdo cuando el programa de radio “Un país generoso” dedicó una emisión a mofarse de la separación de los Denver el 2013, en el tono de “a quién chucha la importa”. Hoy lo está viviendo ASTRO, la banda anuncia receso y su resto de mala onda les cae encima ninguneando su propuesta y ejercicio.

Otra cosa, y esa es más desconcertante, que estos comentarios vienen también de amigos y personas que uno ubica en la trinchera de los cambios sociales y las reivindicaciones democráticas, progresistas; o como en el caso de “Un país generoso”, desde esa mal llevada intelectualidad liberal, sin embargo para estos casos se muestran de lo más totalitaristas, porque supone pensar de que lo que no me gusta a mí o lo que no conozco no vale nada.

Y pariente del chaqueteo, es la ignorancia.

Así, los Denver finalmente volvieron, tienen su público fiel y terminaron componiendo la música para una obra que ganó un Oscar y un montón de premios y reconocimientos a nivel mundial; Los Denver, les guste o no, contribuyeron de manera sustancial, a un momento histórico del arte chileno.

Por otro lado, hoy anuncia separación una banda que a nivel de gestión y reconocimiento puede dar cátedra a pesar de sus pocos años de vida y eso lo sabe la gente del medio. El talento de los músicos y la mano de Discos Río Bueno hizo posible no sólo un sonido nacional fresco, original y sólido (independiente de si nos guste o no), si no también el poder desarrollar comercialmente un producto de nicho (y vaya que complejo que resulta eso) además de un montón de giras internacionales y cuando hablo de un montón es realmente así, de hecho antes de separarse los chicos deben cumplir compromisos en Ecuador y México.

Todo eso siempre acompañado de excelentes reportes de la crítica. Cuando le pregunté a uno de los productores musicales latinoamericanos más importantes, el argentino Tweety Gonzalez (el mismo de “El Amor después del Amor de Paez” y “Ahí Vamos” de Cerati) cuál grupo chileno era para fijarse, no lo pensó dos veces y mencionó a la banda de Nusser.

Tuvimos la ocasión de presenciar un concierto juntos y me confirmó las ganas que tenía de grabarlos, lamentaba que las agendas no coincidieran.

Concientes además de que la venta de discos se acabó y con ello también una vía de financiamiento, Astro logró desarrollar uno de los mejores shows en vivo que he tenido la oportunidad de ver, sobre todo cuando el lugar era techado y las luces, las visuales y la potencia que le sacaban al sonido resultaban demoledores.

Frente a todo esto, ¿qué tan importante resulta que Astro no suene en las radios o que no ocupe portadas de los diarios? De hecho sí suenan, pero aunque así no fuera daba lo mismo, porque sabemos que los medios tradicionales ahora más que nunca no son ningún indicador de lo que está ocurriendo en el medio musical.

¿Son buenos o malos los dos discos que grabaron? cada uno tendrá su opinión, pero de ahí a menospreciar o ironizar sobre el trabajo de otros, esa actitud es de mediocres. Astro la hizo, lejos de la masividad claro, pero en objetivos números y subjetivas críticas, el medio lo reconoce.

Hasta porque tienen plata los webean, qué mierda, piensen lo siguiente: si acaso Nusser le pidió plata al papá al menos lo hizo para comprar equipos y componer algunas tremendas canciones. Bien por él y sus oportunidades. Cuicos y todo cuando los contraté para un show no pidieron nada más que todo sonara impeque, como debe ser. No cómo otros artistas (algunos bien de discurso social incluso) que, por los caterings solicitados (y enfatizados) parece que quieren celebrar año nuevo después de cada show.

Si acaso resulte relevante, confieso que no soy un fan de Astro. Ni de ellos ni de Denver, pero sí soy fan de la libertad y puedo celebrar que en Chile se siga creando (que nunca más vuelvan los tiempos cuando algunos decidían lo que se podía o no escuchar ) y sobre todo trabajando eficientemente por esa gestión a pulso que impuso el complejo y lindo desafío abierto desde que los grandes sellos multinacionales se acabaran.

Aguante Astro y vuelvan cuando quieran.

Astro-portada

Texto y foto: Rodrigo Acuña Bravo

Deje un comentario

Debes estar conectado para enviar un comentario.