Poesía como resistencia

LITERADURA

El sábado 23 de agosto (20 horas) se presenta en el Bar El Canario el libro “Paralogismos de la sombra sin mundo”, del escritor santiaguino Efe Be (Fabián Burgos). La presentación estará a cargo de los poetas porteños Karen Devia y Absalón Opazo.

Editado por Ajiaco Ediciones, este poemario es la primera entrega de Burgos, con quien conversamos en exclusiva para Revista Cavila.

fabian-burgos
- Sobre “Paralogismos”, se señala que son textos introductorios para un proyecto de poema absoluto. ¿Se sabe algo de ese poema absoluto, o este libro es un primer avance hacia algo que es más bien difuso o que está aún en formación?

“Si hay, toda la producción humana es parte de este poema absoluto, nuestras vidas fundiéndose entre sí, así lo entiende Whitman por ejemplo. Me cuesta un poco explicarlo, digamos que intento plantear un proyecto de desaparición que ya no tenga que ver con el archivar, ni con el espectáculo, sino más bien una disolución de las individualidades que permita dar un piso a la escritura de este poema. La gente ya no es desaparecida, es desapariciense, o sea, habita la desaparición contaste que no es otra cosa que el capitalismo primitivo, que la hiperrealidad, que la sociedad del espectáculo y cuanto nombre se le quiera poner y probablemente se le seguirá poniendo. Entonces, al decir textos introductorios, hablo un poco de esto, de un libro que puedo seguir escribiendo yo como cualquier otro, y será tanto mío como tuyo, sin ego. Juan Luis Martínez es un maestro en esto, por eso tanta referencia a él igual. Un texto que puede ser libro, acción, vida, historia, etc.  Quizás en algún momento no existirá la poesía, habrá conciliación (en todo lo que abarca este concepto), no habrá desgarro, todo habrá sido dicho, se habrá terminado el último poema, el absoluto. Igual gran parte de la recepción del libro lo ha instalado desde el pesimismo más radical, aunque lo que intentaba todo el rato era plantear una esperanza, pero una esperanza que puede nacer sólo después de conocer el abismo, a lo más maldito”.

-  ¿Por qué consideras que este libro es “una furiosa plegaria al mundo”?

“Creo que acá Mundo se identifica con la verdad, la verdad que se pide a gritos, una verdad que no sabemos qué es, sin embargo, hay una certeza, una única certeza y es que todo esto es un gran teatro de apariencias, ¿la pugna infinita, no? Algo que nos hace sentir incómodos todo el rato, que nos acorrala, que a algunos los manda a hospitales psiquiátricos, a escribir poesía, al vagabundaje, etc.  Esto es pura sombra, la única certeza. ¿Hay algo más, qué es lo verdadero? No tengo idea, nunca nadie ha tenido idea. Entonces el libro se instala desde esa impotencia, desde esa impotencia que llegó al límite de tener que suplicarle al Mundo porque se muestre, un Mundo del que se sospecha que no es otra cosa que todas las vidas de los seres que han pertenecido a este planeta diluidas las unas con las otras. Kerouac lo explica mucho mejor que yo en el primer capítulo de Los vagabundos del Dharma”.

- Se nota en “Paralogismos” un afán por homenajear a algunos poetas, de una manera que parece bastante original. ¿Es la poesía esa sombra sin mundo de la que habla el título del libro?

“Creo que la Sombra sin Mundo de la que habla mi libro es ese miedo radical a que todo se haya transformado en pura apariencia y de golpe desaparezca cualquier rastro de lo que pudo haber sido esencial.  Creo que la poesía acá más bien la planteo como esa caña de pescar que no debería permitir que ese Mundo se esfume definitivamente, por eso también es un libro que increpa el quehacer poético. La poesía como resistencia, como esa cuestión que impide que la Sombra nos trague definitivamente. Cuidado con la sombra de la sombra de la sombra decía Pablo de Rokha. Por otra parte diría que quizás es un deshomenaje a los poetas, en tanto les digo que están en mí y yo estoy en ellos, que quito la condición de “homme” (hombre) para desencadenar en ser, incluso podríamos decir que es una falta de respeto. Quizás es explicarles que son parte de los seres que han permitido que el Mundo no corte el hilo y se esfume definitivamente, pero ellos sin mi o sin ti, acá, 0 o 5 o 50 o 200 años después, no hubieran podido. Y no hablo de conexión mística, hablo de historia humana”.

- Se encuentra mucha influencia de Pablo De Rokha en tu libro, incluso sería posible decir que esta poesía se emparenta mucho con la épica social americana de la que hablaba este autor. ¿Estás de acuerdo con esta aseveración?

“Puedo decir que me siento muy influenciado con el aspecto fundacional, su carácter épico y el lenguaje de Pablo de Rokha.  No creo sin embargo que este libro sea un libro rokheano, a lo mejor en algunos pasajes sí, mucho. Pero perfectamente (y ha pasado) otro podría leer un libro zuritiano o juan luis martineano, cuestión que me interesa mucho. Siento a veces que es como un intento de empezar a retejer, a reconstruir estas divisiones, esta catástrofe de una posmodernidad mal entendida en nuestra sociedad, esa posmodernidad de  divisiones radicales e irreconciliables, esa posmodernidad de la falta de sentido. No me gustaría que me enmarcaran en alguna corriente poética, a lo mejor que me enmarcaran en todas las corrientes posibles sería lo hermoso y que no sólo yo, que todos fuéramos todas las corrientes, todas la generaciones posibles, así, todas, sucediendo al mismo tiempo”.

paralogismos
Lanzamiento
Paralogismos de la sombra sin mundo
Sábado 23 de Agosto – 20 horas
Bar El Canario, Cumming 142, Valparaíso

Deje un comentario

Debes estar conectado para enviar un comentario.